jueves, 23 de febrero de 2017

Racismo naútico


Mendi, un buque que se hundió el 21 de febrero de 1917 en el Canal de la Mancha tras ser arrollado por un barco aliado (el SS Darro) debido (oficialmente) a la mala visibilidad. Aquel día, en el que murieron 646 personas (la mayoría negros llegados desde África para ayudar en las labores de intendencia de la Primera Guerra Mundial) sigue 100 años después rodeado de misterios.

¿Por qué el bajel que embistió al Mendi no ayudó en las labores de rescate? ¿Cómo es posible que no llevara ninguna señal que identificara su posición?
Para el Imperio Británico, la demanda de mano de obra llevó a la creación de “cuerpos laborales extranjeros no combatientes”. Se formaron unidades a través de los territorios del Imperio, desde el Caribe a la India.
A Europa llegaron así (desde todas las partes del mundo colonizado por los british) unos 300.000 hombres que, aunque tenían prohibido combatir, sí llevaban sobre sus hombros el peso de lo que, a día de hoy, se denomina intendencia. Una labor básica en una guerra.

Del Sindicato de Trabajadores Nativos de Sudáfrica eran, precisamente, los más de seis centenares de obreros que partieron, allá por el 25 de enero de 1917, de Sudáfrica al frente Occidental. Más concretamente, aquel día zarparon nada menos que 823 negros del quinto batallón del SANLC desde el puerto de Ciudad del Cabo (en el extremo sur del país) hacia el norte de la costa franchute. Todos ellos iban en volandas en el navío SS Mendi, un carguero de 110 metros de eslora por 14 de manga botado en 1905. A sus mandos se encontraba, además, una tripulación blanca formada por el capitán Lewes Hertslet, 3 oficiales y 17 suboficiales.
Entre la bruma todo parecía en calma. Pero a eso de las cinco de la madrugada, la tragedia se sirvió en bandeja de plata. Y es que un buque apareció de la nada a toda máquina y arrolló el lado de estribor del  Mendi. La fuerza del impacto fue tal que el bajel abrió un boquete de seis metros en la bodega, donde dormía la mayor parte del pasaje. Por si esto fuera poco, para asombro de todos la bandera de este improvisado asaltante no era enemiga, sino que pertenecía... ¡a los británicos!

Era un vapor, el “SS Darro”. Una nave correo que tenía dos veces el tamaño del "Mendi", añade la organización. Para hacerse una idea del calibre del golpe, es necesario señalar que el Mendi pesaba 4.200 toneladas, mientras que el Darro 10.500.
El resultado fueron 646 muertos y 267 supervivientes. De ellos, 195 eran hombres negros, dos oficiales, y diez suboficiales. Una catástrofe similar a la de una cruenta batalla.
 ¿Por qué el capitán del Darro, Harry Stump, no dio la orden de rescatar a los supervivientes del agua? Esta actitud desconcierta a los expertos, ya que su navío era lo suficientemente grande como para acoger a todos ellos. Su actitud, por el contrario, fue la de posicionarse en la cubierta de su gran buque y ver la tragedia en primera persona, sin hacer nada.

domingo, 19 de febrero de 2017

Ciudad 404


En los años 60, Mao Zedong levantó una ciudad junto al desierto de Gobi destinada a la investigación del programa nuclear chino, que llegó a tener 100.000 habitantes. Hoy solo quedan unos cientos
Corría el año 1954 y Pekín lanzó un ataque sobre las islas de dicho estrecho, que separaba la China continental de Taiwán. La isla, refugio en el exilio del gobierno nacionalista de Chiang Kai Shek, contaba con el apoyo de Estados Unidos y de su presidente, Dwight Eisenhower, cuyo gabinete llegó a plantearse la utilización de armas nucleares contra la China comunista para frenar su avance sobre Taiwán.
Sin embargo, la presión internacional y las dudas del propio Eisenhower retrasaron un hipotético ataque que nunca llegó a producirse tras la retirada de las tropas en mayo de 1955.

Cumpliendo con el deseo de Mao, China comenzó a trabajar en la creación de su primera bomba atómica; un proyecto que culminaría en 1964 con el ensayo nuclear “596” en el desierto de Lop Nur, en la provincia noroccidental china de Xinjiang.

El lugar elegido para llevar a cabo aquel proyecto secreto fue un enclave apartado en la provincia de Gansu, junto al desierto del Gobi. La ciudad creada para dar cabida a los miles de trabajadores que cumplirían con el anhelo nuclear chino nunca recibió nombre y se conoció, simplemente, como Ciudad 404, un sitio que, a día de hoy, sigue sin aparecer en los mapas.

En 2006, casi medio siglo después de creada, gran parte de los 100.000 pobladores de la Ciudad 404 fueron trasladados a localidades cercanas, principalmente a Jiayuguan. El subsuelo, que se dice alberga un refugio nuclear, está prácticamente hueco y las estructuras de algunos edificios, según nos comentaron, habían empezado a resentirse. El traslado, pensado para llevarse a cabo en una semana, se extendió por seis meses.

Aunque aún hay unas 900 o 1.000 personas, el lugar dejó de ser residencial hace años. En su día aquí vivieron casi 100.000 personas y había de todo, estación de televisión propia, hoteles, oficina de correos, tiendas, restaurantes... las particularidades del lugar y los motivos por los que fue creado hicieron que se hubiera de construir todo lo necesario para vivir allí. La primera generación que acudió a la Ciudad 404, sus fundadores, fueron algunos de los mejores científicos y técnicos industriales del país en la década de los 50.
La mayor parte de aquellos que, junto con asesores venidos de la Unión Soviética, iniciaron uno de los proyectos más ambiciosos de la recién creada República Popular, han fallecido ya y sus cuerpos descansan entre las arenas del desierto del Gobi.

Javier Ibáñez


jueves, 16 de febrero de 2017

La montaña prohibida


Si alguna vez escuchas que alguien ha coronado el Gangkhar Puensum, presta mucha atención. Estarás presenciando historia, porque es la última gran montaña que queda por conquistar en nuestro mundo.

El blog Amusing Planet nos habla de este impresionante pico, con una altura estimada de 7.570 metros.

Parte de las dificultades para llegar a su cúspide residen en su ubicación: está situado en la frontera entre Bután y el Tíbet y existe controversia sobre el país al que pertenece. Algunos creen que se reparte entre Bután y China, otros opinan que está íntegramente en el primero de esos países.

¿Por qué nadie ha completado la travesía hasta lo más alto del Gangkhar Puensum?
Bután no es precisamente un lugar en el que los alpinistas encuentren facilidades para desarrollar su pasión. Las montañas son consideradas allí hogar de los espíritus, por lo que actualmente hay muchísimas restricciones legales para escalarlas, en especial cuando superan los 6.000 metros de altura.

Hoy en día está prohibido tratar de convertirse en la primera persona capaz de poner un pie en esta peculiar cima. En definitiva, la decisión de mantener virgen este pico o poner fin a su hechizo depende esencialmente de Bután, que no parece tener excesivo interés en romper su leyenda, al menos a corto plazo.

lunes, 13 de febrero de 2017

Ballenas a punto de explosionar


Las autoridades neozelandesas expresaron hoy su temor de que los cadáveres de unas 300 ballenas piloto que quedaron varadas en la Isla Sur del país exploten debido a los gases que tienen los cetáceos en su interior.

Un grupo de personas trabajan en la bahía Golden, donde llegaron el pasado jueves parte de los animales, haciendo agujeros en los restos sin vida de los mamíferos marinos para que sirvan como válvula de escape y evite la explosión de las vísceras, señaló el portavoz del Ministerio de Conservación de Nueva Zelanda, Andrew Lamason

Los cadáveres "se hinchan, hay un montón de bacterias en sus estómagos, y el intestino realmente sale disparado desde el animal", comentó Lamason en declaraciones a Radio New Zealand.

Hasta cerca de 700 ballenas piloto, que pueden medir hasta 6 metros de longitud y pesar más de tres toneladas, han quedado varadas en la región, la mayor concentración registrada en Nueva Zelanda, de las que cerca de 400 han sido devueltas al mar y unos tres centenares han muerto.

sábado, 11 de febrero de 2017

Gran indignación de los indignos


Trump, decían, había ordenado desmantelar las páginas en español de la Casa Blanca. Como había hecho con otras páginas, movido por sus bajos instintos de racista, misógino y homófobo. Y más cosas.

Tertulianos y columnistas, cómicos y políticos de todo color salieron a insultar y descalificar a ese individuo, canalla y antiespañol, todo él maldad y bajeza.

Cuánta sagrada indignación se vivió en España por el mero rumor de que Trump podría tratar a la lengua española casi tan mal como hacen impunemente desde hace décadas las instituciones de varias regiones españolas. Si se preocuparon por la página española de la Casa Blanca hasta rufianes varios y otros cabecillas de las afrentas y atropellos en Cataluña a los españoles leales a la Constitución y a España. Gran enfado por la ofensa a la lengua de 50 millones de norteamericanos.

No por la que sufren millones de españoles que no pueden aprender, estudiar, trabajar y vivir en español.

La indignación resultó gratuita porque la información sobre Washington era falsa. La página estaba siendo restaurada.

 HERMANN TERTSCH

viernes, 10 de febrero de 2017

No sólo Usa


El americano no es un caso especial ni aislado; antes y en otros países occidentales hemos comprobado cómo la dosis de razón que contenía la política occidental se iba perdiendo.

El Reino Unido opta, en un referéndum visceral, por separarse de la UE, siguiendo las pautas de líderes desaprensivos y mentirosos que prometieron para lograr el éxito de su causa volver a un pasado en el que los países poderosos fueran capaces de imponer sus condiciones; y en Francia Marine Le Pen se presenta como una opción realmente posible de encaramarse a la Presidencia de la República.

En Holanda, Austria y otros civilizados países del norte de Europa hoy la política no se podría entender sin la influencia determinante de los partidos de extrema- derecha.

Todo ello pone en grave riesgo el futuro de la UE, la obra política humana más sutil, sofisticada y cosmopolita, aunque inacabada y por tanto, deficiente, pero digna de todo reconocimiento si tenemos en cuenta que se ha ido realizando en base a acuerdos, en un marco de paz, sin guerras ni imposiciones militares.

Nicolás Redondo


jueves, 9 de febrero de 2017

Lo que la mayoría queriamos


Abajo el multiculturalismo, la paternidad subrogada, el mariconeo, abajo el yugo de la corrección política; mientras los indignados de Sol se acuchillan en las moquetas.

En Brasil y Venezuela el socialismo del siglo XXI está en la trena o se ha vuelto majara. En Cuba las manifestantes vestidas de blanco lejía, piden que vuelvan a La Habana los cabarés y los casinos.

Es un cambio sísmico, con muros, deportaciones y redadas, dicen los periódicos que han sobrevivido. Se han amotinado los blancos boquerones y se han colocado en la vanguardia del recambio. A tomar por el saco el Estado caridad, las becas a los tiesos, el quirófano para los vagabundos.

Dicen ellos, los que están tomando el poder que no es el declive de la democracia, sino el fin del Estado caridad. El share era la voz de Dios y el varón va a dejar de ser una hembra tullida.

Exigen que los hombres recuperen los pantalones y el poder.

Frente a la consigna farisaica de que ningún ser humano es ilegal, se impone la corriente de los emigrantes terroristas. Vuelve la nación, la familia. Lo del calentamiento global era un engaño y la ideología de género un abuso.

 (R.Pozo)

martes, 7 de febrero de 2017

El sefardí de más talla


El veterano Simón Peres, premio Nobel de la Paz por el proceso de Oslo junto a Yaser Arafat e Isaac Rabin, es uno de los políticos israelíes que mayor huella ha dejado en el desarrollo de su país, tras una prolongada carrera de 70 años en la cúspide de la política local e internacional.

Artífice de la seguridad de Israel sin haber siquiera pasado por el Ejército, Peres ha ocupado todos y cada uno de los cargos posibles, desde los que estampó una indeleble contribución al desarrollo tecnológico, económico y militar del estado.

Nacido en Polonia el 2 de agosto de 1923, llegó de niño con su familia a la Palestina bajo Mandato Británico y, con menos de veinte años, fue descubierto por el fundador de Israel, David Ben Gurión, a cuyo lado vivió la creación del Estado judío en 1948, dirigió el Servicio Naval y encabezó la misión del Ministerio de Defensa israelí en EEUU mientras estudió en Harvard y Nueva York.

Su contribución más reconocida internacionalmente fue como impulsor del acercamiento entre palestinos e israelíes que culminó en 1993 con el reconocimiento israelí de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el inicio de un proceso negociador que acercó más que nunca a ambas partes al sueño de la paz y que debía haber conducido a la creación de un estado palestino.

Pese a que la paz se vio truncada en el 2000 por la Segunda Intifada y las partes aún no han logrado encarrilar de nuevo un diálogo fructífero, Peres siguió levantando el estandarte de la solución de dos estados y se convirtió en una voz conciliadora en pro de la paz en una región sumergida en un conflicto de más de un siglo.
Ha sido el israelí que más tiempo ha ejercido como diputado, tras entrar en el Parlamento en 1959 y servir ininterrumpidamente hasta 2007, cuando fue elegido presidente.

Con  BEN- GURION (fundador de Israel)

viernes, 3 de febrero de 2017

Aló, el movil auto-reparador


Capaz de autorrepararse, con forma curva, sin teclado ni pantalla. Así será el móvil del futuro, el dispositivo en el que trabajan los diseñadores industriales Philippe Starck y Jerome Olivet.

Su nombre será Aló , lo fabricará Thompson y no tardará en salir a la venta. Alo tendrá un diseño futurista. Así, con el objetivo de que se adapte perfectamente a la mano, el dispositivo tendrá forma ovalada. La forma de media luna hecha a través de materiales reparadores están pensadas para garantizar una respuesta táctil (a través del calor y las vibraciones) a los usuarios.
¿El motivo? Alo aspira a ser el rey tecnológico de un mundo en el que los botones y teclas (ya sea en pantalla o en relieve) de todos los 'smartphones' sean sustituidos por activación de voz.

jueves, 2 de febrero de 2017

Habitual patochada de comunista


Sorprende el argumento que Pablo Iglesias ha esgrimido en esta ocasión para declinar la invitación del Rey a los actos de la Fiesta Nacional.
El líder de Podemos afirmó que la recepción "estará llena de antipatriotas, por mucho esmoquin que lleven".
Obviamente, ninguno de los asistentes a la recepción lleva esmoquin, puesto que ésta es una prenda nocturna y la recepción se celebra por la mañana. Además, sorprende su rechazo a este traje que él ya lució en la entrega de los Goya el pasado 6 de febrero.

Pero lo más llamativo es el término con el que Iglesias descalifica a los 1.500 invitados del Rey, que en su mayoría son españoles que intentan dar lo mejor de sí mismos por sacar adelante a sus familias y a su país. Entre estos hay médicos, cooperantes, actores, deportistas, militares, científicos, músicos, autoridades, cantantes, bailaores, misioneros, escritores, diplomáticos, empresarios, poetas, jóvenes talentos, sindicalistas, políticos, periodistas y muchas personas cuyos rostros no son conocidos por el público, pero que son representantes de los distintos sectores que integran la España plural de principios del siglo XXI.

También resulta sorprendente la alusión que Pablo Iglesias hace a los canapés que se sirven en la recepción de la Fiesta Nacional, puesto que éstos suelen ser escasos. De hecho, Zarzuela pagó 27.720 euros por el cátering que se sirvió el año pasado, cantidad que si se divide entre los 1.500 asistentes da a 18,48 euros por invitado.

AUSTERO REFRIGERIO DE COMUNISTAS

martes, 31 de enero de 2017

Blogueros "perseguidos"

Entrando en el mundo de los blogs de todo tipo hay una inmensa cantidad de excelentes blogueros. Y son blogueros que siempre enseñan mucho con sus temas y que enriquecen la existencia de esta modalidad de comunicación hasta extremos increíbles.

No obstante, hay blogueros que acostumbran a escribir siempre sobre sí mismos y sus estados de ánimo, pero al menos  sirven para satisfacer sus vocaciones literarias.

Lo triste es encontrarse con blogueros farsantes cuyo único objetivo es ser protagonistas aunque falseen todo lo que meten en su blog. En este sentido hay uno que viene engañando a los incautos y a los nuevos en el mundo bloguero con sus "tramontanas trajinantes" más ridículas que las embestidas de Don Alonso Quijano a los molinos de la Mancha.
Y en especial sobrevive porque en cada nueva entrada se inventa ser víctima de alguna persecución de poderes públicos (jueces, letrados o fiscales) e incluso en alguna ocasión ha escrito que le perseguía todo un "Ministerior" del Gobierno.



Quizá nos informe, en el próximo post de que (por quinta o sexta vez) se halla ciego y no puede rellenar nada bloguero.
Es el "pabloiglesias" de los blogs. Pura payasada para ingenuos.



viernes, 27 de enero de 2017

Un escritor no sobornable


En sus artículos, la memoria histórica quedaba ridiculizada por la estulticia de "los catetos con coche oficial". ¿Por qué escribir ahora una novela ambientada en el periodo? Arturo mira de frente, los pies bien plantados en el suelo.
Me coge del brazo si tiene que enfatizar y, en el tema español, vaya si enfatiza: "No fue algo deliberado. Aquí hay muy pocas novelas de espionaje y yo quería contar la historia de un espía de los años 30, un personaje que tenía que moverse en Europa y, en ese contexto, lo más interesante era la Guerra Civil Española. Llegué como consecuencia, no como objetivo".
 La guerra es casi un subgénero. ¿Quería desmarcarse de lo que se ha escrito y rodado estos últimos años? No, porque yo ya estoy desmarcado. Quería decir que mi actitud respecto a la guerra es la que tengo ante todos los conflictos armados. Lo de los buenos y malos no me lo creo porque yo he hecho como 20 guerras como reportero y lo he visto. Desde lejos está claro que dices que los malos son los franquistas, los estalininstas, Hitler... Pero de cerca, cuando estás con la gente, la cosa no es tan simple. Una guerra no es una elección ideológica, es una tragedia. Al final siempre hay un chaval de 18 años que está ahí y al que le da igual la bandera. ¿Es más idealista un falangista de 18 años o un comunista de 18 años?

Lo que describe se ha venido traduciendo como equidistancia. ¿Ha menguado el uso de esta palabra como insulto? Es que no es la adecuada. Uno puede estar cerca de un bando o de otro, sin duda, lo que no implica que no pueda tener las luces suficientes para ver que los seres humanos son los mismos en todas partes y que en todas hay héroes, verdugos, canallas, oportunistas, sinvergüenzas, criminales... El problema es que en España nunca reconocemos en el adversario ninguna virtud, todo son defectos. Es decir, el enemigo nunca puede ser valiente, honrado o digno, siempre ha de ser cobarde, despreciable y vil. Yo no soy equidistante, trato de ser ecuánime. Mi actitud no es la misma ante el bando fascista que ante el republicano, del que me siento más cerca, pero los veo con ecuanimidad.
Repito entonces la pregunta. Si el adjetivo es ecuánime, como acaba de puntualizar, ¿ha avanzado España en ecuanimidad?
No. Se está peor que antes, porque los testigos se están muriendo. Hay unas generaciones nuevas que no tienen fuentes directas y que se están guiando por cuatro tuits. La visión es paradójicamente más parcial y maniquea que hace 30 o 40 años, cuando los testigos aún estaban vivos. Aún quedan, pero ya no se les escucha. He visto a niñatos de 20 años dando lecciones de historia en Twitter a gente que hizo la guerra o a sus hijos. Vivimos en un mundo de etiquetas fáciles donde 140 caracteres son más importantes que un libro, donde no se habla de un argumento sino de lo que un tuit dice sobre ese argumento. Si yo escribo sobre la guerra, la mayoría no hablará de mi libro sino de lo que dicen otros sobre mi libro.

El crítico Alberto Olmos apuntaba que, en 'Soldados de Salamina', Cercas se empeñó en encontrar buenos y malos en ambos bandos, mientras que a usted le ha salido una obra con empate a hijos de puta.
No le quito valor al libro de Cercas, a quien respeto y aprecio. Pero yo he estado allí, para mí la gente de la guerra tiene nombres y apellidos. La nuestra me la contaron quienes la habían vivido. No necesito acudir a los libros y a las películas, tengo mi propio criterio y sé que junto a idealistas y gente noble y digna había muchísimo sinvergüenza. Hubo 200.000 muertos en el frente, pero hubo 200.000 en la retaguardia. Fusilados, torturados, violados, asesinados, robados, sañados, expoliados y encarcelados. Alguien tuvo que matarlos, en los dos bandos. ¿Es que todos nuestros abuelos fueron héroes que defendieron la República o a Cristo Rey en el frente? No, alguno fue un hijo de puta con camisa azul o con mono de miliciano que estuvo sacando a la gente de la casa para darle un tiro en la cuneta. Porque hubo cunetas en los dos bandos. Recalca esto: cuidado con los abuelos, porque muchos estuvieron matando gente, porque no todos fueron héroes.

No hay una sola mención femenina en la novela que no venga acompañada de una descripción física. ¿Le han reñido ya?
Una periodista me dijo que Falcó era un machista. Hombre, ¿en los años 30? ¿Un tipo que tortura y que mata? ¿Ese tipo luego respeta a una mujer? Le gustan las mujeres guapas, es un rasgo suyo. Como también es violento, cruel, sin escrúpulos... él lo es, no yo. La gente anda queriendo buscar en el autor esos rasgos pero no. No he querido provocar, la época era así.

Es que pareciera que en nombre de la corrección política ya no se puede decir que una mujer es guapa. Lo menciono por una riña reciente, quizás menor pero significativa, en la que a un periodista de la competencia se le acribilló por haberse referido al aspecto físico de una escritora en una entrevista.
El periodista del que hablas, Jacinto Antón, es como mi hermano. Conozco el debate y yo pienso seguir diciendo que una mujer es guapa. O un hombre. Luego es que la novela transcurre en los 30. Es muy peligroso y hasta estúpido querer ver cosas del pasado con ojos del presente. No puedes juzgar a Hernán Cortés con criterios de ONG del siglo XXI, son mundos distintos. No he querido llevar la mirada actual a los 30 sino que el lector de este tiempo vea el mundo de Falcó como lo veía él. Sería tan anacrónico como poner a una feminista en las cruzadas. Es ridículo.

Arturo Pérez Reverte no es un hombre que vaya a pasar a la historia por su belleza, aunque la edad ha sido amable con su rostro ciertamente ordenado. No hace mucho, quizás antes de venir a Sevilla, se ha rapado el pelo. Tiene 65 años, su cara es afilada, sus dientes están bien alineados y sus orejas muy pegadas a la cabeza. Viste sobrio, tiene un bonito reloj. Cuando posa, se tira de los puños de la camisa y entorna un poco los ojos. A cierto sector del feminismo, le cae muy mal. Es recurrente que le tilden de machista. ¿Cómo lo lleva?
Sucede porque cuando me burlo de algo es fácil decir: "Mira Reverte, qué machista". Leed mis textos, idiotas. ¿Me he burlado alguna vez de forma cruel? Sí, cierto. ¿Y qué? Reivindico la libertad de expresarme como me dé la gana porque sé muy bien en qué posición estoy respecto a este tema.

¿Y cuál es? Tengo una hija, Carlota, que tiene 32 años. El primero que quiere que viva en un mundo en el que se reconozcan sus derechos y sus deberes y que esté en un plano de igualdad con los hombres o, si es inteligente, por encima de los hombres que no lo son, soy yo. Por eso sé que el feminismo es necesario y deseo que las injusticias que llevan muchos siglos perpetrándose desaparezcan. Eso hasta ahí. Luego en mis novelas lo he demostrado docenas de veces con mis personajes femeninos, que con frecuencia son duros, potentes... y cuando son malas, son mucho más peligrosas que los hombres. A mí no tiene que darme nadie lecciones de cómo tratar a los hombres y a las mujeres. No acepto el folclorismo estúpido, ultrarradical, fanático y analfabeto de algunos sectores que se dicen feministas y que lo que hacen es empañar el verdadero feminismo. Ese, el intelectualmente respetable, cuenta con mi respeto, porque me interesa que mi hija se beneficie de él. Pero del feminismo de la estupidez, el que perjudica no sólo a mi hija sino a todas las mujeres, de ese 'estoy contra'. Esa es la cuestión.

Le han llamado 'cipotudo' recientemente...
No he seguido mucho esta historia. Me han dicho que encabezo una lista en la que también están los columnistas Manuel Jabois y Antonio Lucas. Pues son muy amigos míos y estoy muy orgulloso de estar con ellos. Me da igual, yo estoy muy bien donde estoy. Jabois, Lucas, están muy por encima de esa definición, son dos de los periodistas más brillantes del país, sobrepasan cualquier encasillamiento.

¿La corrección política es un invento de los movimientos de izquierda? Hay gente que se ve obligada a ser correcta por su trabajo o su posición. Yo no tengo esas limitaciones, no he de plegarme, mi libertad me la dan mis lectores. Pero no creo que sea justo colocar este problema en la izquierda, la derecha también se aprovecha. Simplemente, nace de la estupidez y de la ignorancia. Todos somos cómplices, con nuestra falta de lucidez crítica, de que los golfos se aprovechen.

Hora de acudir al estudio de Carlos Herrera. Iremos caminando, queda cerca. "¿Te importa que te coja del brazo?". He entrevistado a decenas de escritores. En una ocasión caminé junto a Umbral por la calle Preciados. Pero pasear con Reverte es como ir del brazo de una estrella de cine. Le saludan los taxistas, los vendedores de castañas, los quiosqueros, las señoras, los jóvenes.

 Herrera sale a recibirle a la antesala de la emisora. Se abrazan con palmadas en la espalda, cipotudamente, se diría. Los presentes toman fotos, le piden que les dediquen ejemplares. La entrevista transcurre fluida, en confianza. "¿Te ha gustado cómo ha quedado?", pregunta al salir.

 Marta Caballero

domingo, 22 de enero de 2017

La calidad política está en la caca twitera


Cuando la oratoria ha sido desplazada por el micromensaje y el titular, los nativos arrollan a los analógicos y se acabó la oratoria para todos.
Hubo un tiempo áureo en el que a la tribuna de las arengas se subían para cautivar a la gente los grandes oradores que habían aprendido retórica en la academia de Molón de Rodas, que fue maestro de Julio César y de Cicerón.
El arte de la persuasión por medio de la palabra tuvo su esplendor en la Asamblea de los jacobinos. Hoy no se echa de menos a los picos de oro. Además no hay que mostrar la verdad desnuda sino en camisa...

Ésta ya no es una democracia de oradores sino de tuiteros. Las luchas por el poder se desarrollan en las redes sociales. "Viral respuesta de Rufián al discurso del Rey", titulan los periódicos. Lo viral, lo que se propaga como un virus, ha sustituido a lo veraz que ya nadie está seguro de lo que es verdadero.

Se convierte en viral cualquier parida, cualquier calumnia.
Arturo Pérez-Reverte dijo que la España que sentó en el Congreso a ese joven llamado Rufián merece irse al carajo.

jueves, 19 de enero de 2017

Hotel Rigopiano del Gran Sasso

ASÍ ERA EL HOTEL
El Hotel Rigopiano de Farindola, en el centro de Italia, donde se teme que puede haber 30 personas atrapadas, desapareció completamente bajo toneladas de nieve, ramas y rocas, según se aprecia en imágenes grabadas por los equipos de rescate.
Las imágenes grabadas desde el helicóptero por la Policía italiana muestran que este hotel de cuatro estrellas, un edificio de tres pisos y con balneario, ha desaparecido completamente y sólo el lado del establecimiento donde se encuentra la piscina está al descubierto, por donde han podido entrar los socorristas.
Según una primera reconstrucción, la avalancha se produjo en una de las laderas del macizo del Gran Sasso (a unos 1.300 metros de altura), en la cordillera de los Apeninos, probablemente debido a los cuatro terremotos de magnitud superior a los 5 grados que se produjeron en esta zona de la región de Los Abruzos.
ASÍ ERA EL HOTEL





martes, 17 de enero de 2017

Pueblos medievales

Pedraza (Segovia). Amurallada y medieval, el pueblo de Pedraza está considerado uno de los más bonitos de España, y no solo por sus mágicas Noche de las Velas, cuando todas las calles de su centro histórico abandonan la luz eléctrica y se ilumina con pequeños cirios en pleno verano.

Palacios y casas señoriales se van sucediendo a partir de su plaza principal, así como no hay que perderse el castillo Museo Ignacio Zuloaga, la iglesia de San Juan o el pozo de las Hontanillas.


Sallent de Gállego (Huesca)  es para muchos uno de los pueblos imprescindibles del valle de Tena. Las casas de piedra y los tejados de pizarra nos sumergen en un escenario de postal invernal, con muros de piedra en los que no faltan blasones, escudos, relieves e inscripciones.

Pasear por sus calles es sumergirse en el siglo XVI, fecha de su puente medieval o de la iglesia parroquial. Un perfecto punto de partida para descubrir el Pirineo Aragonés.