martes, 7 de febrero de 2017

El sefardí de más talla


El veterano Simón Peres, premio Nobel de la Paz por el proceso de Oslo junto a Yaser Arafat e Isaac Rabin, es uno de los políticos israelíes que mayor huella ha dejado en el desarrollo de su país, tras una prolongada carrera de 70 años en la cúspide de la política local e internacional.

Artífice de la seguridad de Israel sin haber siquiera pasado por el Ejército, Peres ha ocupado todos y cada uno de los cargos posibles, desde los que estampó una indeleble contribución al desarrollo tecnológico, económico y militar del estado.

Nacido en Polonia el 2 de agosto de 1923, llegó de niño con su familia a la Palestina bajo Mandato Británico y, con menos de veinte años, fue descubierto por el fundador de Israel, David Ben Gurión, a cuyo lado vivió la creación del Estado judío en 1948, dirigió el Servicio Naval y encabezó la misión del Ministerio de Defensa israelí en EEUU mientras estudió en Harvard y Nueva York.

Su contribución más reconocida internacionalmente fue como impulsor del acercamiento entre palestinos e israelíes que culminó en 1993 con el reconocimiento israelí de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el inicio de un proceso negociador que acercó más que nunca a ambas partes al sueño de la paz y que debía haber conducido a la creación de un estado palestino.

Pese a que la paz se vio truncada en el 2000 por la Segunda Intifada y las partes aún no han logrado encarrilar de nuevo un diálogo fructífero, Peres siguió levantando el estandarte de la solución de dos estados y se convirtió en una voz conciliadora en pro de la paz en una región sumergida en un conflicto de más de un siglo.
Ha sido el israelí que más tiempo ha ejercido como diputado, tras entrar en el Parlamento en 1959 y servir ininterrumpidamente hasta 2007, cuando fue elegido presidente.

Con  BEN- GURION (fundador de Israel)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada