jueves, 5 de enero de 2017

Origen de "Los Reyes Magos"


El historiador de la religión cristiana James Dixon Douglas en su extensa obra "Diccionario Biblico del Mundo Hispano" señala que, en aquellos años, la palabra mago hacía referencia a una "casta religiosa entre los persas" con gran devoción por la astrología.
El término, no obstante, fue adquiriendo la connotación actual aproximadamente un siglo después, cuando empezó a aplicarse universalmente "a los adivinos y a los exponentes de cultos religiosos esotéricos".
"Lo más probable es que fueran sacerdotes y astrólogos originarios de Babilonia o Persia, dado que ambos eran grandes centros astrológicos donde los magos eran una casta sacerdotal con mucha influencia".

Una de las primeras veces que se oye hablar de su procedencia es en siglo VII, cuando se dejó escrito en el "Evangelio armenio de la infancia" que Melchor reinaba sobre los persas, Baltasar sobre los indios, y Gaspar, sobre el país de los árabes.
Nada dice el apostol Mateo sobre que estos "magos" fueran reyes. ¿Por qué, entonces, la tradición les ha entregado la corona?
El culpable de ello es Quinto Septimo Tertuliano. Este escritor romano (padre de la Iglesia allá por el siglo III) llegó a la conclusión de la estirpe nobiliaria de dichos personajes tras leer el Salmo 72 (incluido en uno de los libros sagrados). En él se explicaba lo siguiente: "Que los reyes de Sabá y Arabia le traigan presentes, que le rindan homenaje todos los reyes".
Blanco y en botella para el religioso, quien (basándose en esta frase) empezó a denominar a estos personajes "Reyes".
Como la magia no era bien considerada por la religión, este apelativo hizo que nuestros protagonistas fueran bien aceptados.
Como última curiosidad relacionada con los Reyes Magos, cabe destacar que a Baltasar no se le representó como un rey de tez negra hasta el siglo XV. Antes, y tal y como señala Omar López Mato en su obra, fueron mostrados con aspecto occidental y considerados como los descendientes de Noé.

 MANUEL P. VILLATORO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada