domingo, 30 de octubre de 2016

Tronados hijos de puta


Paseé ayer por la Puerta del Sol con una grabadora hipersensible que capta conversaciones a distancia. Escuché a una señora caucásica: "Ojalá el maldito Jorge Javier se quede pronto sin trabajo".
A un señor ebrio: "¡Bailaré sobre vuestra tumba, morados!".
Un tronado dijo que en España se fusila poco. Otro, rechoncho, añadió: "Si llevo encima la lupara, yo disparo a la Bescansa".
Me han dicho que estos don nadies garantizan audiencia en la era del populismo mediático. Yo confieso que me he quedado anticuado. El mundo está lleno de tronados, indocumentados e hijos de puta. No me parece noticia que suelten canalladas.
Es posible que nuestra sociedad sea una mierda (yo no lo creo), pero estamos sobrevalorando a estos especímenes. Que una tipa desconocida le desee la muerte a un crío no da para portada. Ni para fingir que representa a no sé qué colectivo de odiadores.
Ese crío merecía que la hubiéramos condenado todos a la mortífera irrelevancia a la tonta de turno..

 Alsina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada