sábado, 27 de agosto de 2016

Estadounidenses y europeos


Cuando se trata de valores personales, hay grandes diferencias entre americanos y europeos. La diferencia más notable se encuentra en los puntos de vista que tienen respecto al individualismo. Casi seis de cada diez americanos (58%) creen que es más importante que todos sean libres de perseguir las metas de su vida sin la interferencia del Estado, mientras que solo el 35% cree que es más importante que este juegue un papel activo en la sociedad con el fin de garantizar una sociedad igualitaria.

Por el contrario, más de la mitad de los europeos (en España, un 67%; en Francia, un 64%, en Alemania, un 62% y un 55% en Gran Bretaña) consideran indispensable el papel del Estado.

Las tres cuartas partes de los estadounidenses están de acuerdo en que el ejército actúe para mantener el orden. Un punto de vista que no difiere del nuestro, sus vecinos europeos, pues es compartido por siete de cada diez en británicos y por más de la mitad de los encuestados de Francia y España (62%). Los alemanes, en cambio, tienen una opinión dividida al 50%: la mitad apoya la existencia del ejército y la otra no. 

Alrededor de cuatro de cada diez estadounidenses (39%) creen que los EE.UU. deben ayudar a otros países a lidiar con sus problemas, mientras que apenas el 52% considera que cada uno debe hacer frente a sus propios asuntos como buenamente pueda. Los estadounidenses no son drásticamente diferentes a los encuestados en Francia, donde el 43% cree que su país debería ayudar a otros países y el 57% dice que debería centrarse en sus propios problemas. Los británicos están divididos casi por igual: el 45% cree que su país debería ayudar a otros y el 48% opina que no.
España y Alemania, por su parte, son los únicos países donde las mayorías favorecen la participación internacional: el 55% y el 54%, respectivamente, consideran que sus países deberían prestar asistencia a los demás, mientras que el 40% de españoles y 43% de alemanes opinan lo contrario.

Para los americanos la fe es más importante que para los ciudadanos de Europa Occidental. El 50% de los encuestados estadounidenses creen que la religión es muy importante. A los americanos les siguen los españoles, pero solo un 22% comparte esta opinión. Además, más de la mitad de los estadounidenses consideran que es necesario creer en Dios para ser una persona moralmente aceptable. Una opinión que difiere mucho de lo que se opina en Europa, pues solo uno de cada cinco están de acuerdo.

La encuesta revela que España es el país europeo que más de acuerdo está con la homosexualidad (más del 90% de las personas creen esta esta debe ser aceptada). En Alemania, Francia y Gran Bretaña, el apoyo llega al 80%, mientras que en EE.UU. la cifra se sitúa en un 60%.

 M. PALMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada