sábado, 27 de agosto de 2016

De Lorca a Amatrice

LORCA

En Lorca se cayeron todos aquellos que fueron intervenidos con hormigón”. Para José Carlos Salcedo, profesor de la Universidad de Extremadura, ese fue el mayor problema que tuvo Lorca tras el seísmo de 2011 y el que ha tenido Italia con el terremoto de esta semana y que ha hecho desaparecer el pueblo de Amatrice.

Salcedo coordina un grupo de trabajo que se creó a partir del terremoto de Murcia, donde murieron nueve personas, y que estudia cómo se comportan los edificios históricos en un seísmo. “En España si miras las catedrales y en las bóvedas, en todas hay forjado de hormigón. Es increíble. Porque no tenemos el riesgo sísmico de Italia; si no, nos pasaría lo mismo, todo se vendría abajo”, alerta.

Fue en los años sesenta cuando las modificaciones para reestructurar edificios históricos incorporaban dos elementos fatales: forja y hormigón.
Los edificios "se pueden reconstruir con los mismos materiales con los que fueron construidos, piedra y ladrillo”, explica el profesor de la Universidad de Extremadura.

AMATRICE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada