viernes, 21 de octubre de 2016

El Santísima Trinidad


Un coloso de madera al que apodaban "El Escorial de los mares" por ser el navío mejor armado y el más grande del mundo. El "Santísima Trinidad", un gigante alumbrado en 1769 en los astilleros de Cuba tras dos años de trabajo y 40.000 ducados, fue el buque insignia de la España de finales del XVIII y principios del XIX.

Por sus cubiertas pasaron todo tipo de capitanes, y la riqueza de sus interiores no tenía parangón. Parecía imposible que pudiera ser hundido por ningún enemigo.
Sin embargo, en 1805 se fue a pique tras haber sufrido severos daños en la batalla de Trafalgar. Todo ello, después de haber luchado contra nada menos que siete navíos ingleses a la vez.

 Aquel día, sobre sus cubiertas fallecieron aproximadamente 200 marinos (una cantidad ingente para los combates de la época). Fue una masacre. No obstante, eso no impidió que el capitán de este navío (Francisco Javier de Uriarte y Borja) y el Jefe de Escuadra español (Baltasar Hidalgo de Cisneros) se enfrentaran hasta la extenuación a sus enemigos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada